HALCÓN » El ave rapaz más rápida del mundo

El halcón es un ave que habita en muchos ecosistemas, sin embargo, los desiertos tienden a ser su lugar preferido para vivir; es por ello que forma parte del grupo de los animales del desierto. Es muy conocido por su gran rapidez y habilidad para volar, tanto así que es catalogado como el ave más rápida del mundo.

El halcón: características

aves del desierto

El halcón es un ave rapaz diurna muy particular. Cuenta con un pico grande, curvado y robusto, así como unas garras largas y afiladas, las cuales son ideales para cazar.

En cuanto a su plumaje, este varía según la especie y la edad del halcón, cuando el ave está en su plena juventud, su plumaje es de color pardo con manchas rojizas, y a medida que va envejeciendo se vuelve de color grisáceo con manchas negras.

El halcón es considerado un animal solitario, despiadado y muy hábil, con una visión tan perfecta que es capaz de ubicar a su presa en pleno vuelo y a una larga distancia.

Existe alrededor de 40 especies de estas aves del desierto, siendo el más común el halcón peregrino, que mide alrededor de unos 40 cm. En cuanto a su peso, el macho tiende a pesar 800 gramos aproximadamente, mientras que la hembra hasta 1.400 gramos. La esperanza de vida varía de 15 a 20 años dependiendo de la especie, pero si están en cautiverio viven un poco más.

¿En dónde habitan los halcones?

En donde habitan los halcones

El halcón es una ave que se adapta a cualquier clima, por eso están distribuidos en cada uno de los continentes del planeta, excepto en la Antártida; esto debido a sus bajas temperaturas.

Los sitios preferidos para el halcón son los campos abiertos y los desiertos, ya que en esos lugares el ave se siente en plena libertad para cazar; es por ello que entra en el grupo de los tan conocidos animales del desierto. Sin embargo, también es posible encontrarlo en zonas rocosas como las montañas, e incluso en grandes ciudades, puesto que esto no representa ningún impedimento.

Alimentación: ¿Qué comen?

Alimentación

El halcón es un ave carnívora que tiene la habilidad y la capacidad de volar muy alto por los aires, pero también a muy baja altura del suelo como en superficie acuática; es por ello que nunca les falta comida.

En su menú preferido esta la caza de pequeños roedores, serpientes, lagartos, e incluso peces. Eso sí, las aves más pequeñas que él, especialmente las palomas, no se escapa de su dieta diaria, incluso son cazadas en pleno vuelo.

El halcón es capaz de sorprender y matar a su presa de inmediato, y esto es debido a su gran velocidad, la cual puede alcanzar hasta los 320 km/h en picada; siendo de tal forma catalogado como el animal más rápido del planeta. Y es que cuando su presa se percata de la presencia del halcón y se siente amenazada, ya es demasiado tarde para que reaccione.

Cuando alguna especie de halcón se ve afectada por la falta de comida y decide migrar, la ruta de vuelo es siempre del norte al sur. A veces se desvía un poco por algún motivo, por ejemplo por fuertes vientos, tormentas, etc.; pero su destino será siempre el sur.

Reproducción y ciclo de vida

Reproducción y ciclo de vida

Como se ha dicho anteriormente, el halcón es una ave solitaria, tanto así que el único momento en el cual se agrupan es para encontrar pareja y aparearse; eso ocurre al final del invierno o iniciando la primavera.

El halcón alcanza la madurez sexual al cumplir su segundo año de vida aproximadamente. Además, es importante resaltar que estas aves tienen varias etapas de cortejo antes de aparearse.

Primero el macho tiene que atraer la atención de la hembra con maniobras aéreas. Luego de la atracción, la pareja sale a cazar y continúa con el cortejo hasta que se aparean. Posteriormente, viene la construcción del nido.

El halcón acostumbra a realizar su nido en sitios muy elevados, como por ejemplo la cima de una montaña y en la copa más elevada de un árbol. Los halcones de cuidad acostumbran a hacer sus nidos en los aleros de los edificios y en los puentes.

Por lo general, esta ave pone hasta un máximo de tres huevos. El periodo de incubación es realizado por la hembra por un tiempo de un mes aproximadamente. Después de nacer los polluelos, siguen estando bajo el cuidado de la madre por los siguientes 3 meses, hasta que tengan la fuerza suficiente para poder volar y  alimentarse por sí solos; aunque el primer vuelo lo harán al mes y medio de haber nacido.

Mientras tanto, el macho como buen compañero, se encarga de buscar la comida para la hembra. Cabe destacar que el halcón es monógamo, quiere decir que conserva la misma pareja de por vida, y otro dato curioso es que al momento de reproducirse, acostumbra a hacerlo en el mismo territorio año tras año.

Principales depredadores del halcón

Principales depredadores del halcón

Debido a su gran habilidad y velocidad en el aire, existen pocos enemigos para el halcón; pero como cualquier otro animal, hay algunos depredadores a los cuales debe temer.

Uno de ellos es el águila. Esta ave representa un peligro para ellos, especialmente para los polluelos, y aunque sea difícil de creer, los propios halcones son una amenaza entre sí; ya que al ser animales solitarios, si se sienten amenazados tienden a atacar, sobre todo si es para defender su territorio de intrusos.

Pero entre sus depredadores, el más temible es el búho cornudo grande, ya que éste aprovecha la puesta del sol para cazar tanto a los polluelos como a los halcones adultos.

Además de ello, existen una gran variedad de mamíferos que se alimentan especialmente de los huevos y de las crías de halcón. Entre esos depredadores están: las ratas, los lobos e incluso las serpientes.

Pero eso no es todo, en esta lista no podemos olvidar a los humanos, ya que fueron los depredadores más significativos de ciertos halcones, especialmente los halcones peregrinos.

La caza y la contaminación están acabando con muchas especies. En los años 1900, un pesticida químico llamado DDT, fue utilizado para eliminar la plaga en los cultivos. Ese químico fue ingerido por insectos y roedores que, a su vez, fueron comidos por otros animales, y así sucesivamente. Ese fue el caso de los halcones que, debido a ese pesticida, desaparecieron del este de Mississippi en 1965.